LA IMPORTANCIA DE UNA BUENA CONSULTORÍA

A la hora de montar un negocio exclusivo, una empresa de venta, junto a la ilusión del principio y las ganas de que el público conozca nuestra marca, también nos pueden asaltar muchas dudas y la lógica inquietud de comprobar si podremos hacer todas las cosas de la mejor manera posible para captar y fidelizar clientes y de esta forma hacernos un hueco en el mercado. Algo que no es nada fácil cuando se está empezando y tenemos que competir con otras marcas ya reconocidas por el público y con muchos años de experiencia y bagaje a sus espaldas.

Es en estos momentos cuando se echa en falta la presencia de un profesional que asesore y aconseje convenientemente la manera de hacer las cosas para evitar contratiempos y problemas que pueden convertir en una pesadilla lo que en principio era un proyecto prometedor y lleno de posibilidades. Un experto en consultoría en el sector comercial es el especialista idóneo para llevar a cabo las estrategias necesarias desde la idea inicial hasta la puesta en marcha del negocio.

Son muchos los detalles que hay que tener en cuenta si tu deseo es que tu establecimiento de venta comience a rodar. Uno de ellos es la diferenciación. Los clientes están comparando continuamente unas tiendas con otras y para que nuestra tienda esté en lo más alto de su lista debemos invertir en elementos que la competencia no ha invertido. Por ejemplo una buena ubicación, ampliar la superficie de venta, un buen diseño, buena imagen corporativa, etc.

Es importante elegir un adjetivo en el que la tienda pueda ser la mejor. Puede que sea el que tenga el mejor servicio de postventa, o el que más se preocupa por sus clientes o el que tiene los mejores precios. Si remarcamos esa característica convenientemente para que el cliente pueda comprobarlo, estaremos sembrando una buena diferenciación y por tanto apuntalando lo que será la identidad de nuestra tienda para la fidelización de clientes.

Otro punto a destacar es el funcionamiento de la tienda como un equipo de personas enfocados en la consecución de una serie de objetivos. Para ello todos los empleados deben esmerarse en un buen servicio al cliente y en conocer todos los pormenores del negocio, saber cuáles son los puntos fuertes de la marca y comunicarlo perfectamente al público al que va dirigido. Por supuesto, todo debe depender de una estrategia de marketing y comunicación bien orquestada para que los resultados no tarden en aparecer.

El objetivo es que el cliente sepa lo que la marca puede hacer por él. Aquellos elementos que le aportarán un valor para cubrir sus necesidades. Ese valor es el que hay que esforzarse por hacer cada vez más grande y que llegue a más personas. Si por ejemplo el sello distintivo de la empresa retail es que los productos son totalmente naturales y muy respetuosos con el medio ambiente, todo el mundo debe saberlo y que llegue a ser un elemento diferenciador. Si cada semana se renuevan los productos de la tienda es muy importante que el cliente esté informado. Y si los empleados están formados y son verdaderos expertos, también es muy importante que el cliente esté enterado.

La atención al cliente y una buena visibilidad de productos debe ser de vital importancia para que la marca vaya creciendo día a día. El hecho de tener una forma exclusiva de exponer el producto puede ser también un modo de distinguirse de la competencia, Así, podemos destacar el género, no amontonar los productos, dejar que el cliente pueda acceder a ellos, combinar bien las distintas gamas, que guarden cierto orden lógico, etc.

Sin duda una buena consultoría puede ser la mejor forma de controlar todos estos aspectos de vital importancia para una empresa B2C. Nuestra experiencia es muy positiva con los diferentes negocios con los que hemos trabajado. Con una visión pormenorizada de todas las necesidades de la marca y de los aspectos susceptibles de mejorar, se pueden establecer las bases para un negocio próspero y moderno, acorde con los nuevos tiempos y las demandas de los clientes.