Asics ‘esprinta’ en Latam y abre filiales en Chile y Perú

Hasta ahora, la empresa de moda y equipamiento deportivos gestionaba su negocio en el sur del continente a través de su única filial en todo el continente americano, ubicada en California.

Asics corre más deprisa en Latinoamérica. La compañía japonesa, dedicada a la moda y el equipamiento deportivos, ha anunciado que constituyó sus primeras filiales en Chile y Perú en 2016 para gestionar la distribución de más cerca e incrementar sus ventas en la región.

Hasta ahora, la empresa controlaba su actividad en el conjunto del continente a través de su filial en California, Estados Unidos. Chile y Perú fueron los países elegidos para la apertura de las primeras filiales del grupo en Sudamérica. Con sede en la capital, Santiago, la sociedad chilena de Asics cuenta con un capital inicial de 700 millones de pesos chilenos (algo más de un millón de euros) y estará capitaneada por Fernando Jaume, que se incorporó a la empresa tras trabajar como responsable del canal wholesale en Dorel Sports y en el departamento de ventas de Specialized Bicycle Components.

La filial peruana de Asics, con domicilio social en Lima, tiene un capital inicial de tres millones de soles peruanos (854.739 euros) y será dirigida por Christian Manchego. Las dos nuevas sociedades latinoamericanas distribuirán calzado, moda y accesorios deportivos de las dos marcas del grupo, Asics y Onitsuka Tiger. Asics, con sede en la ciudad japonesa de Kobe, fue fundada en 1949. La compañía anotó unas ventas anuales de 428.496 millones de yenes japoneses (3.556 millones de euros) a cierre del ejercicio 2015 y cuenta con 7.263 empleados en todo el mundo. Su consejero delegado es Motoi Oyama.